Las montañas de Naila: Chamonix – Zermatt

image1

Saliendo desde Chamonix con las vistas majestuosas del Monte Blanco y llegando a Zermatt a pies del famoso triángulo del Toblerone, el Cervino; recorremos los 100 kilómetros que componen esta mítica ruta de esquí de travesía: la Chamonix-Zermatt. La mejor temporada para hacerla son los alrededores de semana santa. Los refugios están abiertos, las temperaturas son más cálidas, los días empiezan a alargar y la nieve, suele estar más asentada y transformada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La ruta a parte de necesitar una buena logística (reserva de refugios, algunos forfaits o transporte en taxi según la cantidad de nieve para llegar a Verbier) cuenta con algunas dificultades técnicas, por lo que es altamente recomendable el alquiler de un guía de alta montaña. Bastien Fleury y Olivier Meynet en el 2016 marcaron el tiempo más rápido parando el crono en 16h y 50 minutos. Para la gran mayoría de la gente no obstante la ruta dura entre cinco y seis días. Mirando por internet y  en las guías vemos que hay una gran variedad de recorridos y de logísticas. Yo os cuento el recorrido que hicimos nosotros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Salimos de Argentière dirección al refugio de Argentière, aquí fue el primer contacto con algunos con los glaciares. Las vistas desde aquí son simplemente espectaculares. A la mañana siguiente bien temprano subimos hacia el collado de Chardonet desde donde tuvimos que montar un rapel puesto que las condiciones no estaban para bajar esquiando. Subimos y bajamos varios collados por encima de los 3000 metros de altura y cruzamos sin verla la frontera con Suiza. Después de una bajada interminable en la que dejamos atrás hasta la nieve llegamos a Arpette desde donde tuvimos que coger un taxi que nos llevó a Verbier. Ese día nos cruzamos con unos chicos andaluces que intentaban hacer la ruta en menos de 24 horas y fueron por un camino alternativo en el que no se baja hasta el fondo del valle con lo que no es necesario bajar andando o tener que alquilar un taxi.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegados a Verbier subimos por las pistas hasta la cabaña Mont-Fort (un refugio-restaurante que está dentro de la estación misma de Verbier). Al día siguiente nos dirigimos a la Cabana des Dix, siguiendo en dirección contraria la ruta de la Patruille des Glaciers (PDG), una carrera de esquí de montaña que organiza el ejército suizo y que es sin duda una de las más conocidas. Yo la había corrido el año anterior y  fue una gozada poder disfrutar de los paisajes sin el sufrimiento de la carrera.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al día siguiente había mucha niebla y las trazas estaban borradas por el viento, seguíamos el camino que nos indicaba el GPS con cuidado pues se pasa por un glaciar con numerosas grietas. Por suerte al llegar al collado encontramos otro grupo y a los dos minutos el cielo decidió despejarse y pudimos llegar a la Cabana des Vignettes sin ningún contratiempo. El último día subimos hacia la tête blanche desde donde pudimos contemplar finalmente el Cervino de cerca y con una última y larga bajada llegamos a Zermatt.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: